Ecologistas critican la “improvisación” contra el camalote y recelan de externalizar su gestión una vez extraído en Extremadura

   Sostienen que la propia Delegación del Gobierno reconoce que no hay empresas interesadas debido a su escasa rentabilidad