Los relojes se atrasarán una hora en la madrugada del domingo 30 de octubre y a las 3,00 horas volverán a ser las 2,00 horas, poniendo fin al horario de verano y recuperando la hora de invierno.